jueves, 10 de agosto de 2017

¡HUMANOS!

¿Por qué se vuelven contra ustedes mismos? 
Se sienten, tristes, heridos, asustados, alejados del amor.
Se sienten indignos, insignificantes, ignorados.
Se sienten enfadados a veces. Frustrados a veces. 
¡Pero todo lo disimulan!
Se ponen una máscara.
Pretenden estar bien.
Son brillantes a la hora de fingir. 
Juegan a ser el tipo agradable. La niña feliz.
El que sabe.
El fuerte. El que confía en sí mismo.
Esa persona espiritual llena de encanto.
El que ya no siente nada. 
¿Por qué dividirse en dos?
¿Por qué ahogar la mitad de ustedes mismos en la oscuridad?
¿Por qué la necesidad de sostener una imagen? 
¿Para ganar amor?
¿Para agradar a los demás?
¿Para protegerse del dolor que implica el rechazo?
¿Para controlar la opinión que los demás tienen de ustedes? 
¿Por qué les interesa tanto caerles bien a los demás?
¿Qué importa que el mundo entero los rechace,
cuando ustedes saben que son reales?
¿Por qué se agotan viviendo una mentira? 
¿Cuándo fue que el amor se convirtió en algo que tenían que ganarse? 
La máscara ha sido arrancada, la pretensión finalmente llegó a su fin;
oh, humanos, ¿acaso no ven
que son amados exactamente como son? 
~ Jeff Foster
http://la-danza-de-la-nada.tumblr.com/post/164021418460/humanos

viernes, 20 de noviembre de 2015

Ayer aprendí a caer. Comprendí que caer no es nada tremendo. 
Aprendí que si me brindo plenamente puedo caer con confianza.
Que si caigo con confianza, el mismo impulso de la caída me ayuda a levantarme.
Que nada es tan tremendo. Que la sensación de caer resulta hasta vigorizante.
Que si hay gente mirándome no pasa nada, hasta puedo reir y capaz que, inclusive, alguien alague mi estilo al hacerlo.
Ayer aprendí que hoy puedo volver a subir, porque ya sé lo que es caer.

Es una comprensión intuitiva.
Una de esas metáforas que el maravilloso yoga brinda.
Un detalle que parece insignificante y sin embargo, abre la ventana a un profundo entendimiento.
Porque lo que se comprende desde el cuerpo, se devela en el corazón.





jueves, 30 de abril de 2015

Constancia. Perseverancia. Compromiso.

Y quieres o crees que quieres saber más. Y buscas y crees que no encuentras. Crees que tú no.
Estás atascad@.
Estás atascado por que estás distraído. No miras. No te paras a mirar.
Y vas a Yoga y crees que eso es suficiente. Y lees libros de sanación y conciencia y crees que es suficiente. Crees que haces algo sólo por esto. Pero no. En realidad no haces nada, por que estás atascado. Estas distraído. Tienes pereza. No hay compromiso.
Has oído muchas veces que todo lo que necesitas está dentro de tí. Pero no lo interiorizas. Lo escuchas y preguntas “como?”, “donde?” y continúas. No te paras.
Párate y escucha. Párate y mira. No tienes que buscar. No sirve de nada.
A estas alturas como buscador ya dispones de algunas, o quizá muchas herramientas. Párate. Úsalas. Como? como te las han enseñado. Donde? Aquí. Cuando? Ahora mismo.
Continuamente. En cuanto tengas un hueco. Párate.
Todo funciona por ciclos. Todo. Y cuando empezaste a hacer Yoga viniste por una motivación. Cualquiera pudo ser. Y después descubriste muchas cosas de la vida y de tí mismo. Y te entusiasmaste.
Que pasó con ese entusiasmo? Ahora quizá ya no lo tengas. Y tienes pereza. Te da pereza ir a Yoga. De repente es un esfuerzo. De repente ahora hay cosas más importantes, cosas que te urgen más. Excusas, trabajo, mala época, obligaciones…. Distracciones.
Por que ocurre esto? por que todo funciona con ciclos. Y sólo tu los puedes romper. Nadie más. Sólo tú. Todas las cosas que aprendiste, los nuevos ojos que recibiste, fueron a la estantería “del más tarde”. Y las olvidarás igual que olvidaste otras que llegaron antes. Otras cosas que la vida te puso delante.
El Yoga es una de estas cosas. Tendrás olvidadas otras muchas. No tienes compromiso contigo mismo. Es fácil distraerse y ponerse excusas. Es fácil dejarse girar por Maya.
Esto no estaría mal si fuera una elección consciente. Cada uno es cada uno y elige. Pero piénsalo bien… LO HAS ELEGIDO? o te has dejado llevar?…
Luego llegan las quejas. Luego te sientes mal. Insatisfacción, sensación de que algo falta.. infelicidad, angustia… Luego empezarás de nuevo a ” Uf que mal,! tengo que ir a Yoga!! o a esto… o a lo otro… lo que quiera que hagas.! Y vuelta a empezar.
Encontrarás otra disciplina. Te sumergirás en ella.. y de nuevo te entusiasmarás… para pasado un tiempo, meter las nuevas experiencias en la estantería del mas tarde y volver a perderte en tí mismo.
Da igual lo que hagas. Yoga, Reiki, Pilates, Natación, Meditación, Cursos, asistir a charlas, Leer incansablemente y absorber conocimientos. Nada te servirá. Nada te sacará de la sensación de que algo falta.
Nada salvo tú mismo. Tu compromiso. Tu concentración.
Párate y mira. Párate. Utiliza con compromiso y constancia cualquier cosa que hayas aprendido y te transformarás en un ser humano nuevo. Equilibrado. En paz y feliz.
Lleva cuidado con el ego espiritual… no sea que creas que ya eres mejor que otros por que ya estás despierto y esto haga que te olvides de pararte. De mirar constantemente hacia adentro. De buscar tu vacío que será llenado de Conciencia.
No funcionará si no te comprometes. No funcionará si no te vacías.

Fuente: https://ramjeetkaur.wordpress.com/

jueves, 9 de abril de 2015

Dónde dirigir la mente?

En tanto que es posible obtener provecho de la gimnasia occidental sin tener en cuenta la actitud mental o la relajación, ésta, unida a la relajación, es indisociable de la práctica yóguica, junto con las asanas.

¿Pero dónde y cómo concentrarse? Los antiguos tratados mencionan también el lugar de la concentración, pero se dirigen a alumnos muy avanzados, porque la concentración en estos puntos no es posible –ni siquiera aconsejable- sino cuando se domina la técnica de las asanas perfectamente.


FASE DINÁMICA
El centro de atención difiere según se trate de la fase dinámica o de la fase estática, y varía también según el grado de evolución del alumno.


Concentración en la técnica correcta
El principiante dirigirá primero su atención a la adquisición de la técnica correcta del asana, en todos sus detalles, hasta que la haya asimilado perfectamente y pueda realizar el movimiento sin tener que prestarle atención, del mismo modo que se conduce un coche con precisión sin pensar en cada uno de los gestos.

Concentración en la relajación
Basta con algunos días, como mucho algunas semanas, para franquear esta primera etapa, tras la cual la concentración se dirigirá a la ejecución económica del asana, vale decir, utilizando el menor número posible de músculos y contrayéndolos al mínimo, al tiempo que se mantienen relajados los otros grupos musculares.
Esta segunda etapa, a menudo más larga que la primera, es indispensable y no se puede saltar. No debe omitirse la relajación del rostro, especialmente la boca, sin olvidar la lengua. 

Concentración en la respiración
Cuando el alumno es capaz de ejecutar el movimiento de un modo reflejo y relajado, enfoca su atención en el hálito a fin de respirar de modo normal y continuo (salvo indicaciones particulares) durante todo el movimiento. 

Concentración en la marcha constante y uniforme
Éste es el estadio final. Para ejecutar el asana de manera verdaderamente yóguica, cuando el alumno levanta las piernas (siempre según el ejemplo del Arado), los pies recorren su trayectoria a una velocidad –o mejor a una lentitud- constante, hasta que los dedos tocan el suelo; ocurre del mismo modo al deshacer la postura. La ejecución de las asanas se convierte en un placer y proporciona al eventual espectador una impresión de tranquilo poderío semejante al de un río que fluye con inexorable lentitud hacia el mar. Practicando así las asanas, la concentración se realiza automáticamente, porque, dado que se trata de grupos diferentes de músculos que se relacionan sucesivamente, el sincronismo necesario para mantener el movimiento a una lentitud rigurosamente uniforme acapara toda la atención.


FASE ESTÁTICA

Concentración en la inmovilidad relajada
El principiante se concentrará en mantener una inmovilidad absoluta que, unida a la soltura, es el elemento capital de la fase estática.
La respiración prosigue normalmente, o incluso se amplifica en la fase estática. El alumno está siempre atento a la descontracción muscular. Para tomar nuevamente el ejemplo del Arado, relajará, además del rostro, los brazos y las manos, los pies, las pantorrillas, los muslos y, sobre todo, los músculos sometidos al estiramiento, es decir, los dorsales. Este estiramiento los vacía de sangre, como si uno estirara una esponja, y cuando vuelven a su estado normal al final de la postura, aspiran ávidamente sangre nueva. Este estiramiento es el secreto de la flexibilidad en el yoga, y devuelve a los músculos su longitud normal. Solo hay que comprobar la cantidad de personas que son incapaces de sentarse en el suelo con las piernas extendidas. Músculos con su longitud normal permiten adoptar, en cualquier circunstancia, una actitud confortable. Si los músculos de la columna vertebral están acortados por la inactividad (como sucede en el 99% de los hombres actuales), la columna está rígida y cualquier movimiento un poco brusco, aunque no sea violento, puede ocasionar un desplazamiento ocasional de las vértebras que haga precisa la intervención de un osteópata o un quiropráctico.
Si los músculos están relajados y en su longitud normal, puede realizarse cualquier movimiento, porque las vértebras se articulan libremente y vuelven por sí mismas a su posición; pero si la columna vertebral está rígida, la menor caída, el más benigno accidente, pueden tener consecuencias trágicas, en tanto que, mantenida por una musculatura relajada y fuerte, resiste a choques que ciertamente romperían a una columna “ordinaria”.

Concentración en el punto estratégico del asana
Cuando el alumno puede permanecer inmóvil y relajado, manteniendo una respiración normal, puede concentrarse en la zona estratégica de acción del asana.
Éste es el punto que se menciona en los antiguos tratados; ya hemos visto cuál es la preparación necesaria antes de llegar a ella. Cada asana –y es una de las distinciones esenciales entre el Yoga y el resto de métodos de educación física- produce efectos bien determinados sobre una parte del cuerpo, por ejemplo, la región de la tiroides durante la postura del Paro de Hombros, la región del plexo solar durante el Arco, etc. en esos puntos es donde el alumno concentrará su atención.
Desde este instante, el asana responde a la definición: “un asana es cualquier posición que uno puede mantener inmóvil, largo tiempo y sin esfuerzo”.


Fuente: "Aprendo Yoga" - André Van Lysebeth

viernes, 19 de diciembre de 2014

Yoga y altas temperaturas.

Aunque el calor nos pueda dar un poco de letargo y pensar en movernos puede no ser la idea más atractiva de todas, nuestro cuerpo sigue necesitandolo. 
Mantener su flexibilidad y fortaleza, oxigenarse y desintoxicarse, y también brindar energía para el funcionamiento adecuado de los órganos internos y procesos vitales. 
Nuestra mente también necesita los efectos calmantes que le da el yoga, ahora más que en ningún otro momento del año.

Es importante tener en cuenta el momento del día que elegimos para pararnos sobre el mat. En las horas pico de calor es preferible mantenerse en lugares frescos y que nuestro cuerpo esté hidratado y reposado. Temprano por la mañana y al atardecer son los mejores momentos para ponerse a practicar. Si estás al aire libre, busca una sombra, si estás en una sala, procurá que esté ventilada pero siempre evitando los cambios bruscos de temperatura -personalmente, me inclino por no utilizar el aire acondicionado al hacer yoga.

Una práctica adecuada es la opción más conveniente y restauradora. Disminuí la exigencia. Evita las secuencias vigorosas y preferí posturas calmantes. Incluí una relajación más larga al final y escucha tu cuerpo. Descansa cuanto sea necesario. Las ásanas la respiración y la meditación siempre nos ayudan a sentirnos más calmados y enfocados.

A practicar!

lunes, 9 de junio de 2014

Notas sobre Sri Aurobindo.I.


Sri Aurobindo -padre del Yoga Integral- nos interpela con respecto al desapego, observa que estamos confundidos, que entendemos el desapego como una actitud de desprendimiento material, desidia y abandono. 
El desapego, como lo explican las sagradas escrituras antiguas, es la no-identificación. No somos lo que tenemos, ni somos las emociones, ni el cuerpo, ni el pensamiento intelectual, ni siquiera somos esta vida. Y esa no-identificación no implica abandonarlo todo, al contrario, significa que objetivamente tenemos todos estos instrumentos para trabajar en este plano. Y, en ese sentido, Aurobindo advierte que los extremos –la avaricia y el abandono- son armas de doble filo y sólo encontrando un equilibrio vamos a poder realizar nuestra misión: la liberación de ataduras. Está claro cuál es nuestro trabajo aquí y ahora.
Ser auténticos a cada momento, buscando la coherencia hacia adentro y desde ahí hacia afuera.
Namasté!